Cuatro años más tarde, volvemos a empezar.

cuatro-años-barbara-nolegaltech

Cuatro años más tarde, volvemos a empezar.

Volver a empezar siempre es emocionante.
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email

Cuatro años más tarde, volvemos a empezar.

¿Sabes cuándo parece que todo va mal, y no tiene sentido pero de repente llegas a ese punto de equilibrio en que las cosas van saliendo por sí mismas?

Me alegra decirte que (creo, espero, deseo) ese es el punto exacto dónde NoLegaltech se encuentra ahora mismo.

Hace cuatro años, esta era una idea loca: montar un despacho de abogados que se alejara de todos los despachos de abogados conocidos.

Queríamos trabajar con el ecosistema emprendedor y con la tecnología, que para alguien de letras es lo mismo que decir Física Cuántica.

Aportando valor con nuestro trabajo a los proyectos de los demás.

Hablándoles a los clientes en un idioma claro y de manera transparente, que entendieran lo mismo que nosotras: que el derecho está para protegerlos y para arreglarles la vida, no para j**** sus proyectos.

Queríamos disfrutar de lo que estábamos a punto de iniciar, y hacerlo a nuestra manera. Incluso asumiendo que podía salir mal.

Y ya han pasado cuatro años.

Por aquí hemos tenido clientes de todos los tamaños y colores, con un punto en común: encontraron un aliado estratégico para solucionar sus problemas legales.

Y eso es en lo que nos hemos transformado. Y desde ahí partimos en esta nueva aventura.

A saber lo que va a ocurrir en los próximos cuatro años.

Por el momento, arrancamos con la web más molona que hemos construido hasta ahora, la más madura, la que nos representa.

Con un equipo que está dispuesto a arriesgarlo todo y darlo todo por quienes nos eligen a nosotras como compañeras de viaje.

Con un respaldo de cariño y confianza por parte de clientes que cada vez más, nos recomiendan y consiguen que nuestra forma un poco diferente de hacer las cosas encaje con más gente.

Porque el mundo es de los valientes, de los que se arriesgan, de los que sueñan, de los que viven. Y si no nos arriesgamos nosotras, entonces… ¿quién?