LegalRock, un software de gestión de despachos hecho por abogados

Los abogados que trabajan solos son nuestros ídolos
Sep05¿Cómo iba a faltar en nuestro laboratorio legal un experimento con software legal? ¿Dónde aportar nuestra experiencia en despachos de abogados mejor que en un software de gestión de despachos, que de verdad ayude a los abogados a trabajar mejor? Pues aquí

Por :NO{legaltech}
// Son 881 palabras. Esto se lee en, nah, 4 minutos, 24 segundos.

Empezamos septiembre con un proyecto que nos apetecía probar desde hace tiempo, y que llegó en forma de correo electrónico a finales de mayo de la mano de Miguel Angel. Desde que empezamos a abrir melones, buscábamos la forma de aportar valor a un coletivo que parece darle la espalda al mundo legaltech, a pesar de las oportunidades que van surgiendo cada día para mejorar su profesión: los abogados solos*, y la propuesta de Mike, aunque él aún no lo sabía, aportaba una solución.

¿Cómo llegamos a pensar que los abogados solos necesitan su propio gestor de software?

Primero, observamos que la tecnología en el sector legal se inclinaba por unos programas de gestión de despachos orientados casi en exclusiva a la gestión de documentación y de agendas, como archivos un poco inteligentes, vinculando los que podían el gestor con la base de datos para cobrar más. Si el objetivo de estos programas era ayudar a la gestión, ¿por qué hay que abrir cuatro pestañas para llegar a un documento? ¿Por qué los usuarios siguen sin tener datos globales de sus negocios o de sus expedientes? ¿Por qué tienes que pasar más tiempo tecleando que trabajando? All final del día, trabajando con la máquina, ¿dónde queda esa gestión tecnológica? Por otro lado, si hacemos caso a las estadísticas oficiales, en España hay unos 150.000 abogados inscritos como ejercientes en los colegios profesionales, y de esos 150.000 la gran mayoría trabaja sola. Quizá compartiendo gastos con algún compañero, echando mano de una red de colaboradores para afrontar su trabajo pero sin más ayuda que sus manos y su cerebro. Imagina que tu día tiene 8 horas y tienes que hacerlo TODO por tu cuenta. Tiene sentido intentar usar la tecnología para aprovechar el tiempo y automatizar tareas, ¿no?

Hicimos cábalas: ¿sería tan difícil crear un software que de verdad ayudara a un profesional solo, con un 46% de su tiempo dedicado a tareas administrativas, a gestionar mejor su negocio? ¿Cuáles eran las piezas clave que echábamos en falta en los productos del sector? ¿Podríamos simplificarlo de forma que consiguieras el 80% de la información que necesitaras en ese 20% de tiempo que le quieres dedicar a estas gestiones? Y luego buscamos conejillos de indias a los que freír a preguntas para un MPV, que dejamos en remojo durante el verano para que se pusiera blandito y cocinarlo mejor. Por módulos, para que cada uno se lo haga a medida. Intuitivo, para que cualquiera sea capaz de usarlo. Eficiente, que de verdad ayude a la gestión y no se transforme en el cuello de botella del trabajo. A nadie le gusta el papeleo inútil, ni siquiera a los abogados ;) y si un cliente puede usar una app para pedir comida o alquilar un apartamento, ¿por qué no puede gestionar sus asuntos legales así? Habría que pensar en los profesionales que lo usarían, sus clientes que también lo usarían, y en los dolores de cabeza que unos se provocan a los otros a la hora de relacionarse. Considerar todos los pasos de un proceso judicial, y simplificarlos. Ayudar en las tareas que más dan por saco, facturar entre ellas, y automatizar algunas partes. Montamos equipo y sesiones de trabajo para ir atacando cada una de las cuestiones que se planteaban. Un verano loco, claro que sí. Let’s rock it!

Al final, la única pregunta que quedaba pendiente era: ¿nos lanzamos y lo hacemos? Y aquí estamos, lanzándonos. Tenemos un producto real que queremos desarrollar, LegalRock, y con dos tuits casi hemos conseguido la mitad de los registros que nos pusimos como meta para dar el pistoletazo de salida y empezar la carrera. ¿Será que de verdad hay interés entre los abogados para probar algo distinto? Mirad, ser abogado en España es increíblemente complicado, pero conseguir gestionar el día a día en esta profesión es de superhéroes. Imagina que debes atender el teléfono, recibir las comunicaciones del juzgado, hablar con tus clientes, facturar, hacer los papeleos con el asesor fiscal y llevar una mínima contabilidad, archivar los documentos, preparar los juicios, remitir escritos a los procuradores, conseguir tener bajo control todo esto y además hacerlo en 40 horas a la semana. De locos.

Así que si ellos están locos, nosotros también, porque puestos a imaginar, imaginemos un gestor que te facilita la comunicación con los clientes, que te muestra de una forma visual y sencilla la información del negocio, que se adelanta a aquello que tienes que hacer porque ya sabe lo que viene, que no te recuerda las tareas porque las puede hacer por ti. Nosotros ya lo hemos hecho, y queremos enseñártelo. Abogados solos del mundo, ¿os animais a seguir de cerca este proyecto?

*este término, aunque no es muy técnico, es mejor que abogado en solitario, abogado independiente, abogado que trabaja solo. Pero el que más nos gusta es el de “abogado solista” o “rockstar”


Publicado el 05 de septiembre de 2018