¿Es tu podcast legal? Seguro que no...

aspectos legales, podcast, nolegaltech radio, podcasters, licencias, música, grabación
Oct29A punto ya de lanzar la segunda temporada de nuestro podcast, se nos ha ocurrido hacer un pequeño resumen con los errores más habituales que cometemos a la hora de grabar y usar contenidos ajenos. Porque si no lo hacemos nosotros, ¿quien lo va a hacer?

Por Bárbara Román
// Son 1061 palabras. Esto se lee en, nah, 5 minutos, 18 segundos.

Vamos por lo básico: ¿qué es un podcast? Un podcast es como un un programa de radio, pero en internet. Normalmente no se emite en directo, sino que se graba y se pone a disposición, casi siempre de forma gratuita, del público en plataformas como iVoox, iTunes, Spotify, Spreaker, Archive, Tuneln o Anchor. Para ser considerado podcast, debes contar con un feed de publicación, que es en palabras de Jorge Lama como la vecina cotilla, un pequeño archivo que hace funcionar un sistema de suscripción, que te avisa cuando hay contenidos nuevos publicados en un web/plataforma de podcasting/lo que sea.

Como este país es así, y al igual que ocurre con la normativa aplicable al software, al legislador esto de podcast le suena a chino y la categoría legal donde se encajan estos programas sería la de “grabación fonográfica”, que es el mismo sitio donde metes los programas de radio, y en general las grabaciones de sonidos, sin imagen. Tú te grabas diciendo algo en un audio de whatsapp y eso también es una grabación fonográfica.

Grabas, al fin y al cabo, contenidos. Pueden ser el rollo que echas al hablar en el podcast, una canción, un diálogo en silbo gomero o un audiolibro, donde estarías leyendo una obra previamente escrita por un autor. Todo este contenido está protegido por la ley de propiedad intelectual, a través de ese conjunto llamado derechos de autor. Hubo una primera versión de este artículo, que tuvimos la prudencia de pasar a nuestro editor jefe y maestro Jedi de podcast, Jorge Lama, y nos dijo que era una mierda y que fatal todo. Siguiendo sus sabios consejos, hemos hecho una lista de qué cosas son las que se hacen mal cuando grabamos un podcast y cómo podemos corregirlas para conseguir que nuestro podcast sea muy legal.

Errores típicos de los podcasters

Mal uso de la música con licencia CC BY-ND surprised, básicamente porque ND significa que no se pueden producir obras derivadas. El podcaster que se beneficia de la licencia solamente tiene el derecho de copiar, distribuir, exhibir y representar copias literales, o sea que la única forma lícita de usar la obra sería ponerla entera, NO UTILIZAR FRAGMENTOS, y sin hablar por encima de la melodía porque no se pueden mezclar otros sonidos (incluyendo lavoz humana) con ella.

No entender qué es un obra derivada cry. Es relativamente sencillo si sigues esta máxima: si le haces algo a la original, lo que sea, tienes una obra derivada. Si la cortas, la relentizas, la pones al revés, hablas por encima, la mezclas, la emites por trocitos... es una obra derivada. El original no se toca. Por eso cuando sólo emites una parte de ella, estás haciendo una derivada. Comprueba la licencia para ver si se permite o no.

Mal uso de la música (o contenidos en general) con licencia CC BY-SA surprised porque SA significa que tienes que compartir el contenido que has creado ayudándote de esa música con la misma licencia. No es compartir igual si al nuevo contenido no le permites ser compartido de la misma manera.

BY significa que hay que mencionar la autoría undecided de esos contenidos que estamos usando para crear el nuestro. No vale con dejar una notita en la cajita de información, debe mencionarse la autoría en la propia grabación del podcasy y además dejar la información en las notas del programa. Si lo quieres hacer bien indicar el nombre de la obra, del músico y en enlace (si existe) a la música o el autor, y reflejar la licencia y el correspondiente enlace a la información para que la gente entienda esto del BY - SA - ND. Si lo añades en los metadatos, vas para nota, aunque algunas plataformas no te permitan ver esos datos. Tú los pones, que quieres hacer las cosas de tu podcast bien.

La música clásica puede que no tenga derechos de autorcry per se, porque son composiciones de hace más de 200 años que han pasado ya a dominio público, pero es posible que tengan derechos de autor por la interpretación que se realiza. Sí, los músicos que la tocan también tienen sus derechos. Volvemos al concepto de obra derivada: la música clásica puede ser copiada, interpretada, adaptada, distribuida de manera gratuita pero es posible que sí existan derechos de autor por la grabación de esa nueva versión de la obra, donde la gente se gasta dinerito en pagar a la sinfónica y un buen estudio de grabación para que el resto de humanos podamos disfrutar de esa obra. Eso también tiene derechos de autor por la grabación que estás reproduciendo.

Y por cierto, el hecho de que los autores compartan su música o sus creaciones de manera gratuita y los podcasters la puedan usar libremente, no significa que no debamos contribuír con el artista económicamente si podemos hacerlo. La música usada en Nolegaltech Radio, por ejemplo, se puede usar libremente cumpliendo con la licencia que ha elegido el grupo Tryad, pero de todas formas hemos pagado por el albúm. Que está muy chula la canción, se llama "Lovely"

.Como guinda final cool, nos ha cotilleado Jorge que hubo dramita con iVoox y la SGAE, ya que la SGAE permite usar música incluida en su catálogo dentro de la plataforma. En algún momento hubo un amago de finiquitar el convenio,En febrero se anunció en la web de iVoox el fin del convenio, por lo que cualquiera que quisiera incluir música "comercial" en su podcast debería adquirir personalmente la licencia o tramitarlo con la SGAE, con la excusa de que el organismo de gestión de derechos de autor quería unificar todas las licencias que existían en su catálogo pero con la lluvia de críticas que les cayó, dieron marcha atrás y, de momento, se puede seguir haciendo así. De momento. 

Y por cierto, seguramente no hace falta que la mencionemos porque su estilo es inimitable pero la foto de portada (que podéis ver completa en redes) nos la ha hecho Marelisa Blanco, que es una crack y autora de nuestro comic sobre licencias de software.

 

 

 

 




Publicado el 29 de octubre de 2019